martes, 28 de octubre de 2008

Mis hijos

Cuando escribí mi perfil puse que tengo cuatro hijos, es cierto, pero el mayor, Daniel, se suicidó hace un poquito más de 15 años. Yo tengo cuatro hijos, tres me siguen acompañando y apoyando en esta vida tan maravillosa y que tiene tantas sorpresas y Daniel me acompaña desde mi corazón, lugar que ocupa hace bastante tiempo, cuando lo dejé de llorar y empecé a apreciar lo que tenía a mi alrededor. Reconociendo mi imperfección humana, acepté que ni mi profundo amor podía retener a mi hijo a mi lado; que lo que hizo fue su decisión, tal vez la más importante de su vida, y que detrás de ella había un motivo más que suficiente para que lo hiciera. Por lo tanto, lo respeté con el corazón aún hecho trizas. Ese reconocimiento me salvó de mi destrucción como persona ya que comprendí que cada uno de nosotros había actuado como sabía y mejor podíamos. De la mano de los papás de Renacer recorrí y aún recorro el camino de la vida, el camino que a Daniel le llevó 28 años transitarlo, a toda prisa, dejando tras de sí una huella imborrable e infinidad de mensajes que cada uno de los que lo sobrevivimos debemos ir descubriendo.
No es arrogancia sino más bien orgullo, si digo que recorrí este camino a los tropiezos pero con dignidad y que recuerdo a Daniel con alegría. Opté por recorrer este camino, amenazador y oscuro al principio, pero ahora iluminado por la decisión de hacerlo (aunque a veces cuesta) como persona única e irrepetible, como somos todos los seres humanos. Mis hijos son mi tesoro más preciado y ellos me permitieron descorrer el velo de mis ojos y ver lo maravillosa que es la vida, aunque nos siga trayendo sorpresas. Sinceramente, vale la pena!!!
En uno de sus libros René Trossero escribió:
"No dejes de marchar cuando no hay caminos,
deja que tus pies abran el tuyo.
Ni te detengas cuando se haya hecho oscuro,
ilumina tu andar con la luz que hay en tí mismo"

3 comentarios:

mi rincon dijo...

HOLA PIPINA. ESTA MUY BUENO TU BLOG. ME DESPIDO. CARIÑOS. ANTONELLA

Pilar dijo...

¡Gracias Antonella!!!!! fue muy hermoso que me leyeras y dejaras un mensaje. ¿Te animás a abrir tu blog???Cualquier duda me preguntas, un beso grande para vos y tu mamá.Las quiero mucho. Pipina

caselo dijo...

Pilar ahora sí con más fuerta te pregunto: ¿Por qué no sigues escribiendo? Y te lo digo sinceramente y de corazón: lo haces muy bien. Transmites emociones, invitas a reflexionar y dejas salir a flote todo cuando deseas expresar. Por ejemplo aquí tu lucha en medio de un dolor que no alcnzamos a imaginar quienes no lo hemos experimentado. De verdad estoy muy feliz de que me hayas visitado y a la vez permitido conocer parte de tu mundo. Mi casita es de puertas abiertas como la tuya. Te llamo amiga porque aunque sólo hemos comentado nuestros escritos veo en tu rostro una mirada limpia y una sonrisa encantadora. Permíteme entonces ser tu amigo. Un fuerte abrazo de oso y un besito de mago

Carlos Eduardo