domingo, 2 de noviembre de 2008

La casita de los niños

Hace ya unos meses que soy voluntaria de la "Fundación Manos Abiertas", mi tarea es la de hacer la comida para los niños que estan de forma provisoria en una hermosa y confortable casa, los viernes a la noche. Ya hace un tiempo que me había replegado en cuanto a cocinar, tenía fobia de entrar a la cocina para preparar aunque sea lo más elemental y aunque esa sensación la sigo teniendo en mi departamento, tengo que confesar que llego a la casita con una felicidad enorme para hacer por lo general un puré mixto para los bebés. De sólo verlos comer siento que cumplí con mi misión la que por supuesto seguiré realizando. Días pasados llegó el Padre Rossi a visitar la casita y entró en la cocina para saludarme y decirme "que rico olor a comida!!!". Quedé sorprendida porque sólo estaba hirviendo papas, zanahorias y zapallo. A lo mejor fue un cumplido para alentarme en mi trabajo que realizo con amor, pero tambien me quedó la alegría de saber que cuando se hacen las cosas con cariño tienen un olor y sabor diferente. Me regocijo cuando veo a las voluntarias que cuidan a los bebés y ver que éstos, con los ojos fijos en el plato comen con tanto deseo. Por lo general nunca sobra lo que preparo así es que parece que aunque sea un simple puré a los niñitos les gusta. Es otro ámbito en el que me siento muy cómoda y sobre todo conociendo por lo general chicas y chicos muy jóvenes, estudiantes, que dedican unas horas a la semana para realizar una obra solidaria. A veces pienso que sólo conozco a las personas que comparten ese ratito que estoy en la casita los viernes y pienso en tanta gente que silenciosamente ayuda a que la vida de alguien sea más llevadera, aún , a lo mejor, cargando con sus propias dificultades. Ojalá se sumen muchas más personas en este emprendimiento. Y recuerdo siempre una de las consignas de Manos Abiertas "Contento, Señor, contento". Lo poquito que aporto lo hago CONTENTA, SEÑOR, CONTENTA. Pipina

2 comentarios:

Pasajera en trance dijo...

Llegué por pura casualidad y me sorprendió mucho que siendo jubilada tuviera un blog (espero no se ofenda por esto). Realmente me sacó una sonrisa en un día complicado y quiero agradecerle por ello.

Respecto al post, me parece genial que colabore con la vida misma de esta manera, porque se trata de eso... de colaborar con la vida. A mí me gustaría hacer algo así también, pero no conozco mucho de Córdoba (este es mi primer año aquí)... ya encontraré algo para hacer.

En fin, me gustó mucho pasar por aquí, me trajo muchas sorpresas.

Mis mejores deseos para usted.

Pilar dijo...

Gracias "pasajera en trance", como no creo en las casualidades se que por algo entraste en mi blog y agradezco que hayas hecho un comentario. Espero que me sigas visitando, y para nada me he ofendido, todo lo contrario y gracias por los buenos deseos. Pipina