lunes, 22 de diciembre de 2008

Geniales los pequeños


“Filósofos enanos”

En un colegio del sur de Italia, un maestro de primaria tenía por costumbre pedirles a los alumnos que escribieran una carta a Jesús. De la colección de cartas recogidas en varios años, esto es un extracto de algunas joyas de estos "filósofos enanos".
Leerlos a mí me sacó el stress.

Querido Jesús: En la catequesis nos han dicho todo lo que haces, pero cuando estás de vacaciones ¿quién te sustituye? Marina.

Querido Jesús: En carnaval me voy a disfrazar de diablo, no te importa, ¿verdad? Miguel.

Querido Niño Jesús: ¿Tú cómo sabías que eras Dios? Carlos.

Querido Jesús: ¿De verdad eres invisible o es solo un truco? Juan.

Querido Jesús: ¿La jirafa la querías hacer así o fue un accidente? Patricia.

Querido Niño Jesús: Cuando tu padre hizo el universo, ¿no era mejor que en vez del domingo hubiera descansado los días de cole? Enrique.

Querido Niño Jesús: Está bien que hagas tantas religiones, ¿pero no te confundes nunca? Francisco.

Querido Niño Jesús: ¿El Padre Mario es amigo tuyo o sólo es un compañero del trabajo? Antonio.

Querido Niño Jesús: Me gusta mucho el padrenuestro. ¿Se te ocurrió enseguida o lo tuviste que hacer varias veces? Yo siempre que escribo algo lo tengo que repetir. Andrea.

Querido Niño Jesús: Me gustaría saber cómo se llamaban tu buey y tu mula. Valentina.

Querido Niño Jesús: ¿Los pecados los marcas en rojo como la maestra? Clara.

Querido Jesús: ¿Cómo es que hacías tantos milagros antiguamente y ahora ya no los haces? Jacobo.

Querido Niño Jesús: ¿Tu las cosas las sabes antes de que se inventen? Daniela.

Querido Jesús: Cuando has hecho al primer hombre, ¿funcionaba bien como nosotros ahora? Tomás.

Querido Niño Jesús: Si no llegas a extinguir a los dinosaurios no habríamos tenido sitio nosotros. Lo has hecho muy bien. Mauricio.

Querido Jesús: Te mando una poesía:
"Te quiero porque con lo que nos das, vivir nos harás,
pero me tienes que decir ¿por qué nos dejas morir ?"
Daniel (8 años)

Querido Niño Jesús: Yo soy italiano, ¿y tú? Roberto.

Querido Niño Jesús: Gracias por el hermanito, pero yo lo que había pedido era un perro. Gianluca.

Querido Niño Jesús: ¿Cómo es que no has inventado ningún animal en los últimos tiempos? Tenemos los de siempre. Laura

Querido Niño Jesús: Por favor pon un poco de vacaciones entre Navidad y Semana Santa. Es que ahora en medio no hay nada. Marco.

Querido Niño Jesús: Por favor, mándame un cachorrito. Nunca te he pedido nada, lo puedes comprobar. Bruno.

Querido Niño Jesús: Me gustaría que hicieras gente que no se rompa tanto. A mí ya me han puesto tres puntos y una inyección. Sandra.

Querido Niño Jesús: A lo mejor Caín y Abel no se mataban si hubieran tenido una habitación cada uno. Con mi hermano funciona. Lorenzo

Querido Jesús: Si de verdad volvemos a vivir, por favor no me hagas como a Annalisa Beccacci, que es una antipática. Diana.

Querido Jesús: Hace mucho que espero la primavera pero todavía no ha llegado. ¡No te la olvides! Silvia.

Querido Jesús: No te preocupes por mí. Yo miro siempre a los dos lados antes de cruzar. Marco.

Querido Niño Jesús: Para mí la máquina de coser es uno de tus mejores inventos. Rosana.

Querido Niño Jesús: Seguro que para tí es dificilísimo querer a todos en todo el mundo. En mi familia solo somos cuatro y yo no lo consigo. Violeta.

Querido Niño Jesús: A veces pienso en tí aunque no esté rezando. Ricardo.

Querido Niño Jesús: Si me miras el domingo en la iglesia, te enseño mis zapatos nuevos. Miguel.

Querido Jesús: De todos los que trabajan contigo yo prefiero a San Pedro y a San Juan. Rino

Querido Niño Jesús: Me llamo Andrés y mi físico es bajo, delgado, pero no soy debilucho. Mi hermano dice que tengo una cara horrible, pero me alegro, porque así no tendré una mujer que me esté molestando siempre y contándome chismes. Andrés.

Querido Niño Jesús: Ya no me he vuelto a sentir sola desde que he descubierto que existes. Nora.

Querido Jesús: Hemos estudiado que Tomás Edison descubrió la luz. Pero en la catequesis dicen que fuiste tú. Yo creo que te robó la idea. Daria.

Querido Niño Jesús: No creo que pueda haber un Dios mejor que tú. Bueno, quería que lo supieras, pero no creas que te lo digo porque eres Dios, ¿eh?
Valerio.

Querido Niño Jesús: ¡Qué listo eres! Todas las noches consigues poner las estrellas en el mismo sitio. Caterina.

Querido Niño Jesús: ¿Sabes que me gusta mucho cómo has hecho a mi novia Simonetta? Mateo.

Querido Niño Jesús: Yo creía que el naranja no pegaba con el morado. Pero luego he visto el atardecer que hiciste el martes. ¡Es genial! Eugenio

Traducción: Javier Rodríguez Val.

4 comentarios:

miguel dijo...

bello pilar bello¡¡¡¡¡¡¡
que bueno que esta tu blog¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Pilar dijo...

De corazón ¡Gracias! el tuyo también me gusta mucho. Saludos Pilar

juan antonio dijo...

Pilar, agradezco tu comentario en mi blog, gracias a él e intentando contestarte pude acceder al tuyo, muy bueno...pero además me pone muy féliz, saber que sos maestra y de las de antes, de aquellas que tenían TIEMPO para atender a cada uno de nosotros, aunque los grupos fueran de 40 ó más alumnos..., de aquellas que no se desprendián de los chicos-problema dandoles el pase al psicológo...de las que hablaban e imponián disciplina, de las que amaban ser maestras...
Personalmente no me canso de repetir una y otra vez, desde mi punto de vista de papá, que no me hace falta mirar mucho a mi alrededor para evaluar el sistema educativo que se aplica desde hace ya algunos años..., creo que las pruebas están a la vista, y que no me digan que la sociedad es violenta, sigo pensando que todo se basa en un problema de educación...por eso, a pesar de no rechazar los tiempos modernos, ruego porque en algún lugar del mundo, comienze de una buena vez por todas, una ola de cambio, vientos nuevos que permitan que nuestros chicos forjen su carácter, su personalidad, pero con límites, disciplina y amor...

Besos y me encanto tú blog, profe...

Juan

Pilar dijo...

Gracias Juan!!!! cuando era chica en las vacaciones venía a visitarnos un tío que siempre pregonaba que lo que nos haría fuertes es la educación y yo siempre lo repito hasta el cansancio, la educación, no tan paternalista como la de entonces, pero la creativa, la que impone límites, enseña valores y nos inculca un pensamiento propio y crítico. Esperemos con ansias que lleguen esos vientos frescos y renovadores. Yo no bajo los brazos ahora sobre mis pequeños nietos. Un saludo. Pilar