domingo, 21 de diciembre de 2008

"Juguemos con los niños"

Juguemos con los niños

(Escrito por una docente argentina para despedir a sus alumnos egresados de la salita de 4 años.Lomas de Zamora 10-2003)

Los niños han perdido los juegos...y dicen que el Gran Bonete los tiene.
¿Yo Señor? ¡No Señor!
¿Pues, entonces, quién los tiene?
¿Quién tiene la soga o el metro de elástico para saltar? ¿Quién se robó los gritos de los niños en la tarde jugando a la mancha venenosa, la mancha helada o la Mancha agachada? ¡Pido gancho, el que me toca es un chancho!
¿Quién les quitó a los niños las escondidas?
Cuento hasta tres para que alguien me lo diga:
Uno, dos y tres, punto y coma, el que no se escondió se embroma.
¿Quién se llevo el poliladrón, el stop, el quemado y la rayuela?
¿Quién prohibió por decreto el ring raje?
¿Quién se olvido de enseñarles a los niños la ronda, el Anton Pirulero, El Martín Pescador y el Mantanterolirulá?
¿Quién escondió las piedritas del tinenti y las bolitas y las chapitas y las figuritas con brillantinas? ¿Quién encerró a los niños y nos los deja salir a jugar?
Tal vez fue alguien que decidió que lo mejor para un niño es acumular la mayor cantidad de conocimientos e información y si es posible en inglés.
¿Qué pasó con nosotros que sí sabíamos abrir la puerta para ir a jugar?
¿Queremos ahora que nuestros hijos sean ante todo inteligentes y sabios, que hablen dos o tres idiomas, que dominen la computación y mejor aún, si son capaces de conectarse con la Internet?
Me gustaría que no colgáramos en los hombros de los chicos una mochila tan pesada, llena de palabras y fórmulas raras y de la que hemos ido sacando de a poco los juegos, los cuentos, la poesía, las fantasías, los sueños y la imaginación.
Se debe hacer difícil subir la cuesta de la vida con tanto peso, debe ser muy difícil caminar si no se lleva guardado en le alma el recuerdo de esa increíble exploración en bicicleta o la cacería de bichitos de luz en las noches de verano o se escucha adentro el grito de: ¡Piedra libre para mí y para todos los compañeros!
Reservémonos el tiempo como para algo tan importante como JUGAR y juguemos todos en el bosque mientras el lobo no esta, ¿Lobo esta?
No se olviden de enseñar a sus niños a jugar.
¿Y...? ¿Qué esperan para formar equipos? Vamos, Pizza Pizzuela color de ciruela, via via salto pie, no es de menta ni de rosa para mi querida esposa, que se llama Doña Rosa y que vive en Men- do-za.





10 comentarios:

Maria Andrea dijo...

Uy Pilar, cuanta razon tiene!!! Me encanto'. Besos

Pilar dijo...

Gracias María Andrea. Con mis hijos jugábamos mucho y ahora lo hago con mis nietos.Pero cuidado, hablamos de niños pequeños ya mas grandes tienen otras responsabilidades. Besos. Pilar

Zimbon dijo...

Uhhh, que lindo texto!!! Algo triste, pero tan ral por desgracia...

Se lo puedo robar para mi blog???
Dele, dele.. porfa seño,porfa... me deja? me deja? Yo le prometo que me porto bien, y que cito fuente, y que...todo eso...

jeje... gracias por subirlo y permitirme encontrarlo!

me deja o no al final?

saludosss

Pilar dijo...

Hola Zimbon: y claro que lo podés utilizar en tu blog!!! no hace falta que me lo robes. Estás invitado a leer el blog. Gracias por escribirme. Ya te visitaré Saludos Pilar

miguel dijo...

pilar,exelente como me ha gustado este texto,cuanta verdad,cuanta terura,ahora mismo me pongo a jugar al anton pirulero.
fantastico pilar¡¡
mis respetos

miguel dijo...

jajaja perdon por los horrores de ortografia¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Pilar dijo...

Como siempre Miguel Gracias!.Besos Pilar

Pilar dijo...

Ahhhh Miguel, estas perdonado,jajaja.

Horacio Gambarte dijo...

Jugar se transformó en play station y el poliladron (aquí le decíamos al policía y al ladrón -era más divertido ser ladrón-) en guerras cibernéticas con nombres innombrables. Mejor si es en japonés.
La niñez se acorta y es una pena. Siempre hay que dejar un resquicio para salir a jugar, aunque más no sea, un rato... y el que llegue al último, que grite fuerte "piedra libre para todos mis compañeros"... para volver a reir felices. Un beso Pilar.

Pilar dijo...

Todos llevamos un niño dentro nuestro al que debemos cuidar y a veces dejarlo salir "para ir a jugar" y sobre todo(y aún a mi edad) reír con ganas, eso es lo más lindo y liberador. Gracias Horacio por pasar .Mis cariños .Pilar